lunes, 9 de abril de 2018

Kashima Shin Ryu

Como recordatorio para los practicantes de esta escuela de Budo, las diversas series y formas o kumitachis que conforman el trabajo de shinken son las siguientes:

- KIHON DACHI
             - Kesa giri
             - Ashi Barai Ukibune
             - Kiriwari
             - Warizuki
             - Kurai Dachi

- URA DACHI
             - Men Tachi Zuke
             - Kesa Tachi Zuke
             - Do Tachi Zuke
             - Gedan Kote Dome
             - Kyodachi Kote Giri
             - Sokui Zuke
             - Mikiri Ken Chu Tai
             - Naori Tai Chu Ken
             - Kesa Giri Sodesuri
             - Enbi Ken

- AISHIN KUMITACHI

             - Kumi Tachi Kiri Dome
             - Kumi Tachi Seigan
             - Kumi Wakare Warizuke
             - Kumi Tachi Kaeshi Kote
             - Kumi Wakare Taoshi Uchi

- JISSEN KUMITACHI

             - Tsuki Kaeshi
             - Kiriwari
             - Sokui Dachi Hayanuki Fudoken
             - Sodesuri Seigan
             - Gedan Kote Uchi
             - Tsubame Gaeshi
             - Gyaku Kesa
             - Tsubazeri Taoshi
             - Maki Tachi Oikomi

- KASSEN DACHI

             - Sente Tsuki Age
             - Sente Seigan
             - Sente Suki Kaeshi
             - Sente Suki Daoshi
             - Sente Enbi Daoshi
             - Jodan Nuki Daoshi
             - Gedan Nuki Daoshi
             - Fudokan
             - Kesa Subushi
             - Muniken



           



X CAMPEONATO DE ESPAÑA DE IAIDO Y CURSO

Los próximos días 13, 14 y 15 del presente mes de abril, se celebrarán en las instalaciones del Consejo Superior de Deportes de Madrid, el nuevo curso de Iaido impartido por prestigiosos maestros nacionales e internacionales de esta disciplina marcial, y el X Campeonato de España de Iaido.
El curso se efectuará en jornadas de viernes tarde, sábado por la mañana y domingo por la mañana, y tras esta última sesión se realizarán pruebas de pase de grado, hasta 3º Dan.
El campeonato se celebrará el sábado día 14, a partir de primeras horas de la tarde.
Una vez más, el Club Zanshin de Madrid ha acometido la organización de estos eventos, por lo que vaya nuestro reconocimiento desde esta página.
Solamente citar que aunque la sede de Consejo Superior de Deportes está en el Campus Universitario, calle Martín Fierro, la entrada al recinto y al Pabellón donde se realizará el curso y Campeonato, se ubica en la parte posterior de las instalaciones (cerca de  la calle Senda del Rey).

viernes, 13 de enero de 2017

CURSO IAIDO EN LA NUCÍA - ALICANTE

Entre los días 27 y 29 del presente mes de enero se va a celebrar el II CURSO DE IAIDO VILLA DE LA NUCÍA (ALICANTE) organizado por el Club Makoto Shin Kai.
El curso será impartido por Sensei Emilio Gómez, de todos conocido a nivel europeo, y por supuesto de España, y no necesita más presentación.
Los horarios del curso serán, según han informado los organizadores,  entrenamiento por la tarde el viernes, de 18 a 20 hs,  por la mañana el sábado de 10 a 13:30, y el domingo, de 10 a 13 hs. El sábado por la tarde tendrá lugar un Taikai de Iaido, útil para poner a prueba los conocimientos de los participantes que deseen presentarse.
Desde este blog, animo a los lectores a desplazarse a esa localidad alicantina, próxima a la de Benidorm, y disfrutar del curso, de las explicaciones del Maestro, y de las instalaciones.
El alojamiento podrá efectuarse en cualquier hotel de la zona. Personalmente, conozco y valoro al Hostal Tsunami, por ubicación y relación calidad-precio.
Nos vemos en La Nucía!

martes, 6 de diciembre de 2016

GO NO SEN, SEN NO SEN, SENSEN NO SEN

Los términos go no sen, sen no sen y sensen no sen marcan diferentes tipos de timing utilizados en el un ataque en el entrenamiento del kenjutsu y por extensión, del budo.. Sensei Ueshiba dijo que no hay ataque,que en un combate quien ataca ya ha manifestado su papel, y se refería a estos términos, en general, como deiai.

SENSEN NO SEN
El carácter japonés para sen”, también se puede leer como saki”. Esto significa “antes”, los términos go no sen, sen no sen ysensen no sen, son una abreviatura para la palabra sente”, traducible como iniciativa o anticipación. Sente se refiere por consiguiente a un ataque o la iniciativa para atacar. En Karate por ejemplo, se utiliza la expresión Karate ni wa, sente wa nashi”, lo que se podría traducir por, “en el Karate no hay un primer ataque”. Esta actitud defensiva es inherente al budo tradicional, aunque existen diversas formas de considerar afrontar la toma de control en un combate y de dirigir el ki del adversario sin tener que esperar a que éste lance su ataque.

Por consiguiente, debemos considerar que cuando nos enfrentamos con una katana a uke, se han preestablecido las condiciones del combate y se han asumido los roles correspondientes. Por lo tanto, está justificado , si es necesario, adelantarse al ataque del contrario, anulando el ataque del oponente. A esto le llamamos sensen no sen, nos adelantamos al adversario, creamos la situación necesaria para dirigir su ataque hacia donde nosotros queremos. De esto saben mucho los maestros de Kendo, y lo desarrollan con frecuencia en sus combates con shinai. Sen sen no sen , por consiguiente, es un concepto muy refinado en cuanto al timing respecto a los otros dos. El término se referire a los momentos previos a sen no sen. Es iniciar un movimiento destinado a dirigir el espíritu del atacante, o para hacer surgir un ataque real, a fin de utilizar este ataque para una técnica defensiva o a obtener una ventaja sobre el adversario. no estamos atacando a una persona que no nos haya amenazado antes, lo que justifica éticamente nuestra anticipación.

GO NO SEN
Go no sen, en cambio, es la toma subsecuente de acción contra el adversario. Es justo lo opuesto a Sensen no sen, y por ello la forma más básica de afrontar el combate, y la más extendida a nivel mundial. Es parar o desviar y contraatacar, nos movemos con el timing del atacante , pero es éste quien toma la iniciativa.

SEN NO SEN
La explicación de sen no sen se correspondería con un intermedio entre los dos anteriores conceptos: significa antes que el ataque. Sen no sen implica que, con nuestras katanas en guardia chudan no kamae por ejemplo, tori es consciente de la intención de atacar de uke, y en la precisa fracción de segundo en que éste comienza a atacar se adelante y bloquea o desvía su ataque. Por ejemplo, si uke da un paso adelante cargando shomen uchi encima de su cabeza, damos directamente un paso adelante, y entramos con tsuki. En Karate, por ejemplo, entraríamos en gyaku tsuki justo cuando uke lanza su oi tsuki.

Espero haber aclarado estas tres importantes tácticas, que se utilizan en nuestros kumitachis de Kenjutsu, y sobre todo en la versión deportiva, el Kendo, donde la situación de combate es mucho más real.


domingo, 1 de marzo de 2015

LA PRÁCTICA DEL KATA

La traducción más clásica de la palabra japonesa 'Kata' es "forma". Su propósito es la repetición de determinadas acciones en una misma secuencia, y a través de ella conseguir interiorización y armonización de las técnicas que lo conforman. Los "katas" o "formas" no son específicos de tal o cual arte marcial: su práctica se ha incorporado desde hace muchos años a prácticamente casi todas las disciplinas marciales clásicas.
Según el practicante interioriza las técnicas en la secuencia correcta, con los movimientos y respiración correctos, con la posición del cuerpo y la predisposición de espíritu adecuados, va al mismo tiempo adoptando su propio "ritmo".  Sensei Hiruma decía en un curso, hace pocos años, que lo que diferenciaba a unos iaidokas de otros, era, en general, que cada uno de ellos, logrado suficiente nivel, desarrollaban su propio "gusto". Entiéndase esa palabra como "ritmo", como comprensión de la situación dramatizada a través del kata, cada cual con su propio espíritu y con acento en determinadas técnicas.  Sensei Hiruma renunciaba a entender la unificación preconizada por la Z.N.K.R., como una "fábrica" de iaidokas; si bien la codificación escrupulosa de las técnicas es precisa para que los practicantes, a nivel mundial, no se alejen de un estandar de ejecución.  Ello no quiere decir, por consiguiente, que todos ejecuten (considerado cierto nivel técnico relacionado con un Dan) los katas de la misma manera. De hecho, no hay que hacer más que mirar en uno de los vídeos que os propuse hace años, cómo distintos maestros ejecutan el kata Ryuto, de Omori Ryu.
El desarrollo del propio ritmo en las diferentes fases del kata, es tarea importante una vez conocidas y dominadas las técnicas. Encontrar diferentes  maneras de utilizar las técnicas y determinar cómo los cambios nos pueden afectar en su variada ejecución. De alguna forma se trata de "ver más allá", de "ver las posibilidades ocultas" de las técnicas vertidas en el kata.  Desarrollar versatilidad, porque en un combate real siempre nos encontraremos con situaciones que de forma espontánea serán distintas, tal como nos sucede en la vida diaria. Necesitamos aprender a flexibilizar mente y cuerpo para salir victoriosos de esas situaciones.
Cuando efectuamos técnicas de defensa, aprendemos a captar como una defensa puede transformarse en ataque, y viceversa.
Pero... no tengamos prisa por llegar a este comprendimiento, ¡no quememos etapas! Siempre es importante tener las ideas claras y los pies en la tierra, y conseguir dominar los fundamentos básicos de las técnicas, e ir desarrollando el espíritu. Antes de aprender a andar, se suele gatear primero...

Shyu-Ha-Ri  es como se denomina a este proceso de crecimiento personal y desarrollo técnico, en el que no se debe quedar nadie perdido por adolecer de un espíritu poco sensato. Correspondería, en general, a las distintas fases de la vida por las que pasa cada ser humano.

La traducción de SHYU correspondería al concepto de "proteger" , es guardar o seguir lo que los maestros, o nuestros padres, nos han enseñado. Abrir nuestro corazón a la aceptación del sistema de valores, de técnicas, o consejos propuestos por "nuestros mayores", para evitar el mal que nos encontramos en el mundo.
La traducción de HA correspondería a "romper".  Aunque se vaya desarrollando el propio "gusto", como decía sensei Hiruma,  la propia "manera de hacer", se mantiene un compromiso y se siguen las enseñanzas del sensei. Se pueden probar distintas ideas, técnicas, etc., pero aún no se debería abandonar a nuestro maestro ni sus enseñanzas. Se pueden investigar y probar las propias ideas para ver cómo funcionan, y sin embargo continuar bajo el liderazgo del maestro, o de nuestros mayores...Se comienza a explorar la propia individualidad, y el sensei, que percibe ese desarrollo,  vigila para que el alumno no se pierda por senderos fáciles pero que pueden no conducirle a ningún sitio, o hacerlo a lugares (no solo físicos) poco deseables.
La traducción de RI, correspondería a "partir" o "marcharse". Es cuando uno debe tomar su camino, cuando el maestro no tiene más que enseñar al alumno o los padres más que educar a sus hijos. Cada uno es entonces responsable de sus actos y desarrolla su existencia donde otros pueden llegar a pedir su ayuda y soporte. Aún manteniendo el respeto a los maestros, el alumno "parte".
Este ciclo continúa y se repite entre generaciones. Los alumnos se convierten en maestros y la rueda gira de nuevo, transmitiéndose las enseñanzas y el espíritu de la técnica de unos a otros.
Algunos  practicantes emplean más tiempo en la primera etapa; otros necesitarán más tiempo en alguna de las otras, pero eso es normal ya que todos somos distintos. También por ésto, cada uno tiene y desarrolla sus propias percepciones o sensaciones en cada una de esas fases.
El "kata", por tanto, no debe entrenarse como una acción mecanizada, día tras día, año tras año. Hay que aprender a sacarle "su jugo", aprender a desarrollar el "sabor" de cada practicante, y que los realizados un día no sean iguales que los del día anterior. Hay que poner todo el espíritu en cada ejecución, y un propósito como meta: el de superación física y espiritual. Ser útiles y ayudar a los demás cuando nos necesitan, y en el sentido que nos requieran. No creamos que solo por conseguir una ejecución que se nos antoje "brillante" de un kata, ya somos mejores, mientras las demás variables fallan.

CURSILLO DE IAIDO Y KENDO

Los próximos días 28 y 29 de marzo se va a celebrar un curso de Iaido y Kendo, impartido por el maestro Antonio Gutierrez Velilla, en el Pabellón Polideportivo de La Nucía, en Alicante. Las clases se celebrarán dividiendo las actividades; el sábado día 28 comenzarán con Iaido, entre 9 y 13 hs. Por la tarde continuará la misma disciplina entre las 16 y 19 horas.  El domingo se entrenará Kendo a partir de las 9 hs. 
El precio del curso es de 20 euros para la actividad de Iaido, 15 euros para la de Kendo, y 30 euros para quien practique las dos modalidades.  

martes, 22 de julio de 2014

ARTES MARCIALES Y PERSONALIDAD

Me decido a escribir esta entrada, tras 40 años de práctica en artes marciales muy variadas (a quien quiera saber más, le dirijo al curriculum que hay en este Blog), y de recibir, dar clases, y compartir muchas horas de esfuerzo con otras personas.

Hace ya bastantes años, cuando a través de películas y series de televisión se nos hacía ver que los practicantes de artes marciales tenían un caracter "especial", y que cada arte marcial dejaba impreso un "sello" en la personalidad del individuo, al empezar la práctica de Karate comencé sin proponérmelo a recoger información en mi "disco duro". Información desordenada, aleatoria (no se ha tratado en ningún momento, de un proyecto "científico" con seguimiento de todas sus fases) y no siempre ajena a mi "Yo" subjetivo. Pero información, al fin y al cabo. Esa información, con el tiempo ha demostrado seguir una tendencia bastante clara.

Poco a poco, he tenido ocasión de practicar con algunos maestros buenos, con otros buenísimos, y otros que se llaman a sí mismos "maestros" pero que -ellos lo saben- ni en sus mejores sueños merecen tal calificativo. Como diría un castizo, "hay un variopinto pelaje en este mundillo".

Me he encontrado con profesores (me resisto a llamarles "maestros") que después de seguir durante un tiempo un camino claro y bien trazado, se han dejado encantar "por el reverso tenebroso de la Fuerza", o simplemente se han desviado y perdido.  Muchos se han perdido en la búsqueda del reconocimiento a cualquier precio, aunque para ello debieran menospreciar y ningunear a sus "compañeros de armas". Para aquellos, la medalla y la vanagloria recompensaban siquiera fugazmente sus complejos, cuando no su maldad.

Otros, al contrario, han ido creciendo. Se han superado día a día, y se han vuelto más humanos y desprendidos, sirviendo a los demás (recordad, Samurai es "el que sirve" con lealtad, valor y honor a otro) y mostrando la cara más amable de la práctica del Budo... de "cada" Budo.

Practicantes, al igual que instructores, profesores y maestros, los hay de diverso pelaje.  Hay quienes piensan que esto de aprender un arte marcial es "aprender rápido a dar patadas, puñetazos, hacer luxaciones o atacar a alguien con un arma".  Claro está, suelen durar poco (por fortuna) en los dojos. Cuando el trabajo monótono, repetitivo, y el sudor, hastiante a veces, les hace sentir que "pierden el tiempo", o "no consiguen el cinto" en el plazo que se habían propuesto, lo dejan.    Mejor para ellos. Y para "su" arte marcial.

He visto crecer a compañeros por los que al inicio de la práctica nadie "daba ni un duro", y se han convertido en budokas de pies a cabeza. Por desgracia, he visto muchos más que han arrancado fuerte y se han ido desinchando como un globo de feria. Y el tercer tipo, los que con la práctica han ido incrementando su ego, han empezado a mirar a los demás por encima del hombro, y han instalado su trono allá encima de las nubes, a la derecha de Dios,  a base de ganar competiciones y obtener reconocimientos oficiales.  Hay un cuarto tipo, pero derivado del anterior. Lo conforman aquellos que si no logran "el ascenso" por méritos propios (entiéndase, por méritos de su técnica y forma física), se dedican a especular, intrigar, difamar, adular, y hacer todo lo preciso para alcanzar la misma meta que los del grupo tercero.

He visto pasar alumnos que se han convertido en mis amigos y me han dado su apoyo y leal consejo cuando me ha sido preciso, al igual que maestros que han dejado de ser merecedores -para mí- de aquel calificativo.

En definitiva, y a lo que vienen estas reflexiones, es -tal como comenté el año pasado en un curso de Toyama Ryu que mi maestro y amigo Sergio Hernández Beltrán impartió en Cerro Muriano (Córdoba)- a rebatir por desgracia la afirmación tan extendida y manida de que las artes marciales mejoran la personalidad, el caracter del individuo. Nada más ajeno a la verdad.  No se trata de que un arte marcial sea mejor que otro, o de que desarrolle mejores cualidades personales y espirituales en el individuo. Tampoco, que dicho acrecentamiento espiritual sea imposible... Aclarémoslo antes de que me tiren piedras.  El fondo del asunto, el "truco" está en que el practicante marcial, sea maestro, sea "cinturón blanco" quiera mejorar. Para esas personas, su arte marcial se convertirá en un medio de introspección, reflexión y crecimiento. Pero,  como le dije a Sergio, "por desgracia, y en general, el que nace burro, se muere burro".

 Hay honrosas excepciones. Aquellos que se acercan a la práctica del Budo con el DESEO FIRME, con la VOLUNTAD de a través de la práctica "cortar su ego" y convertirse en una persona más útil a los demás, y en armonía consigo misma.  Haberlos, los hay, como las meigas. Y conozco algunos casos, que conste. 
Pero que nadie crea que por apuntarse a un dojo, aunque sea el de moda, para practicar tal o cual arte marcial, (que también esté de moda)  o por ser un maestro querido por tal o cual Federación, amparado por un Dan (el que sea), va automáticamente a desarrollar las cualidades de un verdadero budoka.

Por tanto, quien no quiera romper su ego, quien no quiera esforzarse en la práctica diaria, quien no quiera entregar su vida por los demás (metafóricamente o literalmente hablando), quien no quiera aprender a disfrutar de cada día, de cada pequeña cosa que hace, quien no quiera actuar rectamente, con lealtad, honor y valor (las 3 principales cualidades requeridas a un samurai)... mejor que dedique su tiempo, dinero y esfuerzo a otra cosa.  Y que no se crea lo que la mejor película o serie de TV sobre la materia, le quiera contar.

El camino es demasiado largo y estrecho, y a veces no tenemos suficiente tiempo para recorrerlo. No lo perdamos innecesariamente.